Documento "SUMAR COMPLICIDADES, Orea 2022"

En el seno de la celebración del Día Internacional de los Bosques, impulsado por la plataforma Juntos por los Bosques, en la que durante tres días se organizaron actividades de diversa índole vinculadas a los productos sostenibles y saberes ancestrales, la Vocalía Forestal de la Asociación de Municipios de Montaña esMontañas, www.esmontañas.org convoca la mesa «Sumar Complicidades», (visita la página web del documento para encontrar todos los anexos) se adjunta justificación, dinámica de la mesa y formato de la misma, en Anexo 1, así como listado de asistentes) el 2 de Abril de 2022, reuniendo a 53 entidades de diferentes ámbitos y conducida por Odile Rodríguez de la Fuente, para buscar el apoyo hacia los pequeños pueblos forestales propietarios de bosques incluidos en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública en particular y a los propietarios forestales en general, acordando la redacción de un documento para su aprobación y sumar apoyos. (Puedes apoyarlo indicando tus datos o los de tu entidad en el mail esmontanas@gmail.com o montes@orea.es)

Quienes apoyan el documento lo hacen:

RECONOCIENDO:

1- Que el Catálogo de Montes de Utilidad Pública (CMUP), con más de un siglo de existencia, constituye la primera figura de protección de bosques de España, diseñado para conservar los bosques de cabecera de las Cuencas Hidrográficas, cuyo éxito se evidencia en ser hoy la columna vertebral de la Red Natura 2000.

2- El papel custodio esencial de los pequeños pueblos forestales, que tienen la propiedad de los mismos, pero que en aras de un bien común, tienen la gestión intervenida por las comunidades autónomas correspondientes, tras el traspaso de competencias a principios de los 80, con una carga burocrática tal, que es prácticamente imposible, en la actualidad, llevar a cabo los planes de ordenación, poniendo en riesgo los bosques y mermando la capacidad económica y recursos de los pueblos propietarios, lo que impide fijar población y pone en grave riesgo los bosques al perder su papel custodio, a la vez que aumenta considerablemente el acúmulo de biomasa, con el correspondiente riesgo para la conservación de los mismos.

3 – Que la gestión forestal sostenible de los MUP desde hace más de un siglo, ha conserva- do los bosques que generan servicios ecosistémicos necesarios en la actualidad, son esenciales en la lucha contra la desertificación y ha contribuido a la generación de empleo fijando población en el pasado, además de constatar, tras 125 años, su eficacia en la conservación y que, por tanto, en el contexto de la gestión adaptativa, debe servir de punto de partida a los nuevos modelos de conservación y ordenación sostenible de los bosques.

4 – Que estos bosques incluidos en el catálogo de MUP situados en las cabeceras de las cuencas hidrográficas han sido cruciales para la regulación del ciclo hidrológico y la preservación del estado y fertilidad de las tierras agrícolas.

5 – Que los miles de pueblos propietarios de estos montes, especialmente de montaña, junto con los profesionales forestales, han sido protagonistas indispensables de la perpetuación y con- servación de los MUP y de que son ellos los principales depositarios, por tradición y herencia, del acervo cultural vinculado a su significado, conservación, uso y aprovechamiento.

6 – El potencial de los montes, públicos y privados, en su contribución a la Bioeconomía por ser fuente de recursos naturales renovables y reciclables, en especial la madera (tanto por los usos clásicos -tablero, astilla, papel- como a los potenciales -construcción, textil-) pero también otros recursos como la resina, el corcho, la caza, la pesca, los hongos, las setas, las plantas aromáticas y demás productos no maderables.

7 – La capacidad multiservicio de los bosques como reguladores del ciclo de agua; amortiguadores de los excesos climáticos, máximos reservorios de biodiversidad y lugar cada vez más reclamado para el esparcimiento, ocio y salud.

8 – Que la contribución de los bosques a la lucha contra el cambio climático no solo pasa por crear nuevos bosques sino, también necesariamente, por gestionar los actuales en su papel como sumideros de carbono, como sustitutivos de otros materiales más contaminantes y con mayor huella de carbono, como almacén en productos de larga vida y como impulsores de la soberanía alimentaria.

9 – Que para el necesario impulso de la Bioeconomía Circular (economía Verde), se debe conceder a los bosques el protagonismo que merecen, como productores, de bienes materiales e inmateriales, con la complicidad de sus propietarios.

10 – El papel fundamental de la ganadería extensiva en los ámbitos social y ambiental, en particular por su contribución a la prevención de los incendios en los territorios forestales y fuente de alimentación en sentido nutricional y climático, esencial para una soberanía alimentaria.

11 – Que los bosques proporcionan múltiples servicios a toda la sociedad, sin contraprestación alguna para la propiedad de los mismos.

ALERTANDO

1.- De que, pese a su larga historia y a su primordial papel, el Catálogo de Montes de Utilidad Pública es aún prácticamente desconocido, por su historia y significado e impacto social, entre la población ( y la clase política ) española.

2.- De que las singularidades del ámbito mediterráneo exigen un enfoque particularizado de la gestión forestal sostenible.

3.- De que la población urbana pero, cada vez más también la rural, tiene una visión distorsionada de la gestión forestal sostenible, de los profundos vínculos de bosques y población rural y de sus múltiples beneficios, debido a una dramática pérdida de las raíces rurales de nuestra sociedad.

4.- De que las Administraciones forestales autonómicas no consiguen recursos materiales y humanos suficientes para abordar de forma plena la gestión forestal de los montes españoles y, en particular, la de los bosques incluidos en el Catálogo de MUP, de los que tienen atribuida la responsabilidad de su gestión.

5.- De que más del 70 % de la superficie protegida terrestre en España es forestal y que, por tanto, se ve sometida a limitaciones y regulación de usos, que en ocasiones, conllevan pérdidas

significativas en biodiversidad, colapso de biomasa y perjuicio en las rentas de la propiedad, coartando la posibilidad de generar oportunidades en aquellos lugares más castigados por el despoblamiento y el desequilibrio territorial.

6.- De que los fondos europeos son, casi en exclusiva, la única fuente de financiación de nuestros montes al cual resulta tangencial (3% PAC en España) y manifiestamente insuficiente para asegurar la cohesión territorial y abordar el reto demográfico interior.

7.- De que la ganadería extensiva, tan necesaria en nuestros bosques, está sufriendo el peligroso abandono, debido a las dificultades para conseguir pastos admisibles bajo arbolado, por la imposición de un coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP), para la PAC, no adaptado a la realidad de nuestros bosques.

8.- De que el mapa de despoblamiento se solapa en un alto porcentaje con el mapa forestal, debido a la pérdida de oportunidades en estos pequeños pueblos forestales de montaña y a la falta de reconocimiento y compensación económica por los servicios que han prestado y prestan.